Los pueblos más bonitos de la costa brava

que hacer en la costa brava

¿Conoces los pueblos más bonitos de la costa brava? ¿Estás buscando qué ver, hacer o visitar por esta zona?

Pues bien, tanto si estás de paso como si te vas a quedar unos días por las costas de Girona, esto te interesa. A lo largo de este artículo, vamos a hablar sobre pueblos costeros y pueblos medievales con playa y montaña, historia, cultura, gastronomía, y una gran variedad de actividades de ocio por hacer.

Así que presta atención, porque en Willy’s Plan te resumimos los pueblos con más encanto de la costa brava, para que aproveches el tiempo de la mejor forma posible, y no te quedes indiferente. ¿Preparado/a?

1. Llafranc, Callela de Palafrugel

Este pequeño y acogedor pueblo en la costa de Gerona solo tiene una única playa, ubicada a los pies de la montaña de Sant Sebastià, pero no necesitas más para hacer turismoe n la costa brava porque es espectacular. Aunque apenas supera los 316 habitantes, en verano la población crece debido a que se llena por mucha gente de ciudad que tiene su segunda residencia allí. Sin olvidar el encanto arquitectónico de sus callejuelas y edificaciones, disfruta de un planazo por su acogedor paseo marítimo, paseando bajo la sombra de sus árboles, saboreando un  bocadillo o disfrutando de un buen día de sol a la orilla de la playa.

Una de las rutas por Llafranc más destacada es la ruta de los pescadores. Un pequeño recorrido que muestra como esta práctica fue tomando fuerza hasta convertirse en el principal sustento económico del pueblo. Otra de las pequeñas excursiones por Llafranc que merece la pena hacer es llegar a Tamariu, pasando por el faro de de Sant Sebastià, dándose un baño en la Cala Pedrosa y terminado con un merecido descanso en Calella. Te recomendamos acercarte al mirador de Sant Sebastià, junto a la entrada del restaurante del mismo faro y deleitarte con la espectacular puesta de sol.

Llafranc no solo es ideal para una escapada relax en cataluña, sino que también les gustará a los apasionados de los deportes acuáticos, con un amplio catálogo de actividades en su club náutico.

Para + info: Ruta desde la platja de Llafranc al Far de Sant Sebastià

2.Cadaqués

excursion cadaques

Cadaqués es un pueblo pesquero y artesanal lleno de vida que te va a encantar, uno de los mejores lugares de la costa brava. Según decía Dalí, es “el pueblo más bonito del mundo”. Conoce su historia perdiéndote por su casco antiguo, su muralla y sus calles laberínticas y sobre todo con su famoso suquet de peix, delicia típica de su amplia oferta de gastronomía. 

Después pásate por la Cala Sabolla o  el Far de Calanans, las mejores playas de la costa brava y de gran importancia para Cadaqués,  ya que permitía la entrada de muchas embarcaciones al pueblo, trabajando a su vez como puerto marítimo y comercial de la ciudad. Se edificó sobre un acantilado, por lo que su acceso era muy complicado y los materiales llegaban por mar, representando un gran reto para los ingenieros y arquitectos de la época. Un esfuerzo que hoy es el atractivo turístico de muchos, en donde pueden disfrutar unas maravillosas vistas del pueblo y atardeceres espectaculares. Además, este faro ha sido protagonista de alguna famosa película como «Perdona si te llamo amor», dirigida por Joaquín Llamas.  Sin duda, un sitio muy bonito de la costa brava que no te puedes perder por nada del mundo.

Para + info: Excursión por Cadaqués, Far Calanans y Cala Saboya

3. Lloret de mar

excursion lloret de mar

Lloret de Mar, uno de los lugares con más encanto de la costa brava, se transforma según la época del año. En verano recibe miles de turistas que llenan sus playas, realizan actividades de ocio y deporte y sobre todo disfrutan de la animada vida nocturna en bares, terrazas y discotecas.  Sin embargo, si prefieres un poco más de tranquilidad, en otras estaciones del año la población se reduce a sus habitantes y es el momento perfecto para disfrutar de las playas y calas tranquilamente, ir de compras por el casco antiguo o cenar y salir por las noches sin aglomeraciones. Si vas en la época adecuada es uno de los lugares más tranquilos de la costa brava.

 Aunque su mayor atractivo sean sus playas y sus calas de aguas cristalinas, como por ejemplo Sa Caleta, no se puede dejar de lado la historia y la cultura del pueblo, que convertirán tu viaje en una enriquecedora experiencia. Además del castillo de Sant Joan, los famosos Caminos de Ronda o  la Iglesia de Sant Romà, si te apasiona el arte modernista, una de las rutas por Lloret de Mar  obligada para ti sería para conocer Can Font, una casa señorial del siglo XIX que constituye un claro ejemplo de la influencia de esta corriente en la zona, el cementerio modernista o  os Jardines de Santa Clotilde,  que aun conservan la autenticidad renacentista italiana.

En la casa indiana de Can Garriga, de gran valor histórico y en pleno paseo marítimo, se encuentra el Museo del Mar, otro lugar imprescindible en Lloret del Mar. Este edificio de tres plantas te mostrará de una manera increíblemente especial la estrecha relación que ha tenido a lo largo de la historia la localidad con el mar y la navegación. Es uno de esos pueblos de la costa brava para visitar en cuanto puedas.

Para + info: Ruta desde el Poblado Íbero Turó Rodó a Cala dèn Trons

4. Tossa de Mar

Este pueblo medieval es uno de los destinos más concurridos de la Costa Brava. El éxito de este lugar se debe a su excepcional clima mediterráneo, que permite disfrutar de una gran cantidad de días de sol la gran mayoría del año;  convirtiéndolo en uno de los mejores lugares que visitar en Girona.

Una de las rutas por Tossa de Mar más típicas es dar un paseo por el recinto medieval, entre estrechos callejones pavimentados en piedra y numerosas casas que recrean lo que fue el pueblo en su esplendor durante la época medieval.

De visitas obligatorias, además de la Cala Codolar, tienes la Torre des Moros y el Castell de Tossa. El castillo de Tossa del Mar fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional de Girona y hoy en día sigue siendo una importante representación de la arquitectura medieval. La Torre des Moros o Torre de Can Magí fue construida en el siglo XVI con el fin de proteger a gran parte de la Costa Brava de las invasiones que asolaban las tierras por esa época. Te deslumbrará con unas prometedoras vistas hacia el casco antiguo de la Vila Vella Tossa y las hermosas costas y naturaleza de Tossa de Mar.

Tampoco puedes perderte el  barrio Sa Roqueta, el tradicional barrio de pescadores donde se concentra la mejor oferta de ocio, bares y restaurantes, donde puedes compartir una increíble velada en familia, con amigos o con pareja.

Para + info: Rutas de senderismo y excursiones por Tossa de Mar

5. Begur

cala aiguablava en begur

Situado entre el Estartit, al norte, y Palamós, al sur, este pequeño pueblo del Baix Ampurdà de poco más de 4.000 habitantes (que en verano llega a los 20.000), es una auténtica joya con una profunda personalidad gastronómica e histórica reflejada en cada casa, cada calle y cada rincón.

La imagen más conocida de Begur es sin duda el castillo medieval que preside el municipio, pero encontramos también otros lugares interesantes para visitar. Tienes las numerosas casas indianas, edificios de estilo colonial construidos por begurenses que el siglo XIX emigraron a «las Américas » huyendo de la crisis económica del momento, y que posteriormente regresaron con una importante fortuna. También están las torres de defensa del siglo XVI (legado del tiempo en que los piratas navegaban por el Mediterráneo y construidas por los begurenses como medio de refugio contra sus asaltos), la iglesia gótica dedicada a San Pedro u otros edificios históricos como el Casino Cultural o las Escuelas Viejas. La visita al castillo de Begur es gratuita, así que se puede acceder libremente pudiendo gozar de las increíbles vistas panorámicas que nos ofrece de buena parte de la Costa Brava y los pueblos que rodean Begur.

En la Costa Brava respira tranquilidad, invita al descanso, y es el lugar perfecto No puedes perderte tampoco la Cala Sa tuna. Sus casitas en medio de estrechas callejuela, aún conservan el encanto del viejo puerto marinero y unas impresionantes vistas al mar que sin duda la convierten en un lugar perfecto de la Costa Brava para desconectar.

¡No dudes en consultar nuestra Ruta desde Begur a Cala Sa tuna!

5. Roses

Mejores playas Cataluña

Roses es el pueblo turístico más importante de la Costa Brava norte y el más próximo a las capitales europeas. Situado en un lugar privilegiado en la bahía a la cual da nombre, la orientación del pueblo hace que sus puestas de sol sean un espectáculo impresionante.

Sus calas y playas rodeadas de pinos son uno de sus mayores atractivos, a los que hay que sumar una completa oferta de alojamiento y restauración pensada para el turismo familiar, por lo que es ideal para una escapada con niños en Cataluña.

Arropado por la montaña del Cabo de Creus, además de ser un gran centro turístico con un puerto deportivo y  el puerto pesquero más destacado de la costa norte,su litoral ofrece una sucesión de pequeñas calas que son las más soleadas de Cataluña. como por ejemplo Canyelles Petites, Almadraba (o Canyelles Grosses), Murtra, Rustella, Montjoi, Pelosa o y Jóncols.

Sus extensas playas de arena fina son aptas para todas las actividades, tanto deportivas como náuticas. También puedes hacer excursiones por el Parque Natural del Cap de Creus, el poblado visigótico del Puig Rom o  el conjunto megalítico

7. Peralada

pueblos costa brava

El el nordeste de Figueres, el pequeño pueblo medieval de Peralada, una de las zonas más bonitas de la costa bava, se encuentra en medio de una región consagrada a la viticultura. Este pueblo es conocido en parte gracias a su campo de golf y a su excepcional casino, pero sobre todo gracias a sus bodegas, donde se saborea el prestigioso cava catalán.

Imprescindible la visita al Centro cultural Doménec situado en el Claustre de Sant Domeneç, monumento románico del siglo XIII y único vestigio que queda de un convento de agustinos fundado en XI. Su gran atractivo son sus capiteles decorados con escenas bíblicas y profanas.

El símbolo de Peralada es el Castell de Peralada, con sus torres, almenas y jardines con árboles centenarios. Esta residencia antigua de los condes de Peralada fue construida en el siglo XIV y a finales del siglo XVI transformado en palacio. Hoy, la propiedad es privada y no se puede visitar en su totalidad. Sin embargo, en una parte del castillo se encuentra el elegante casino y los jardines permanecen abiertos en julio y agosto con motivo del Festival Internacional de Música de Peralada.

También deberías visitar el Museo del Vidrio, con cerámicas españolas del del siglo XIV al XIX y el Convento del Carmen, donde se expone la colección Suqué – Mateu, una de las colecciones catalanas de arte más importantes. En la impresionante biblioteca de su museo puedes encontrar hasta una colección de 1000 ediciones diferentes del Don Quijote.

¿Te ha gustado nuestra selección con los pueblos más bonitos de la costa brava? ¡Si echas de menos alguno, no dudes en recomendarla en los comentarios! 🙂

Otras rutas que también te pueden interesar...

Etiquetas: