Los 7 pueblos más bonitos cerca de Tarragona

¿Conoces los pueblos más bonitos cerca de Tarragona?

Pintorescas estampas de mar y montaña, villas de leyendas medievales, rutas a pie y en bici, gastronomía de calidad… ¿Necesitas desconectar y disfrutar de un buen fin de semana rural? Pues presta atención, porque en Willy’s Plan te hemos condensado todo el encanto de las comarcas del sur de Cataluña en esta selección con los pueblos con más encanto de Tarragona. ¡No te los pierdas!🙂

1. Montblanc

pueblos bonitos tarragona

Montblanc es la capital de la Conca del Barberà, una de las comarcas catalanas de más patrimonio monumental y natural.  Este precioso pueblo medieval, poblado desde la prehistoria,  forma parte de la ruta del gótico cisterciense y conserva uno de los recintos amurallados más importantes de Cataluña.

La Muralla de Montblanc está formada por un conjunto de muros, torres y portales que rodean el casco histórico del pueblo. Hoy en día estas torres se pueden visitar, pasear por el paso de ronda y disfrutar de una tremenda panorámica en una visita que te transporta por 850 años de historia y es ideal para hacer una escapada con niños por Cataluña.

Todo el trazado arquitectónico del núcleo histórico está perfectamente restaurado y es toda una delicia pasear por sus calles medievales. Según dicen, en estas calles empedradas Sant Jordi mató al dragón para rescatar a la peincesa.Otra excursión muy recomendable es la visita a las pinturas rupestres de Montblanc, con más de 8000 años de historia o las pinturas rupestres del Mas de Ramon de Bessó, declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO.  En la misma comarca de la Conca de Barberà, rodeado de bellísimos viñedos y no muy lejos de Montblanc, también se encuentra el Monestir de Poblet, uno de los monasterios más grandes de Europa.

Cada año durante el mes de abril, con motivo de la Setmana Medieval de Sant Jordi de Montblanc, también puedes disfrutar de su mercado medieval, uno de los más auténticos de Cataluña. Puestos de embutidos, quesos, dulces, de artesanía, espectáculos y obras de la época inundan su casco antiguo mientras que todo el pueblo se viste y recrea el ambiente medieval. ¡Creerás que has viajado a la Edad Media de verdad!

No dejes de visitar Montblanc, uno de los pueblos con más encanto de Tarragona.

2. Siurana

pueblos bonitos tarragona

Siurana, en el Priorat,  además de ser uno de los mejores miradores de la península, es considerado uno de los pueblos medievales no ya más bonitos de Tarragona, sino de España. Con unas espectaculares vistas al Pantano de Siurana, la Sierra de Montsant, y a las Montañas de Prades, se podría decir que Siurana es todo un espectáculo para la vista se mire por donde se mire, pero sobre todo es un lugar ideal para los amantes del deporte.

Escaladores de toda Europa llegan cada año a Siurana y a sus alrededores para escalar los muros calcáreos de centenares de metros de altura, y su precioso embalse también es uno de los más visitados en verano, ya que sus tranquilas y cristalinas aguas son perfectas para disfrutar de un refrescante baño y para la práctica de deportes acuáticos. Si te gusta el ejercicio al aire libre, no dudes en consultar nuestro post sobre las mejores rutas de montaña por Barcelona o las mejores rutas de trekking en Cataluña.

Además de su espectacular mirador, de auténtica belleza, deberías visitar la iglesia románica de Santa María, que se conserva casi intacta, y el castillo, importante fortaleza defensiva y centro de control del reino andalusí.

Siurana fue una población de gran importancia en tiempos de los sarracenos. Su situación privilegiada dificultaba mucho su asedio y fue un lugar inexpugnable. Tanto que se convirtió en el último reducto de Al-Andalus en territorio catalán conquistado entre en 1153 y 1154. El Salto de la Reina Mora es el peñasco donde, según cuenta la leyenda, el caballo de Abdelazia intentó pararse clavando las pezuñas antes de precipitarse al vacío. Hoy se puede ver la marca de la herradura del animal hendida en la roca.

En resumen, Siurana es otro de los pueblos encanto de Tarragona que no te puedes perder.

3. Miravet

pueblos bonitos tarragona

Encaramado a una roca a orillas del Ebro, se encuentra el pueblo de Miravet, Este pequeño pueblo de la Ribera d’Ebre es muy conocido por el castillo templario situado en lo alto de la colina y el barrio antiguo, construido justo debajo, anclado a la roca. Durante la Batalla del Ebro, la más sangrienta y larga de las batallas de la Guerra Civil Española, Miravet representó una posición estratégica, siendo uno de los puntos por donde el ejército popular cruzó el Ebro en el inicio de la ofensiva.

Además de Pasear por las calles del Cap de la Vila, visitar la Iglesia Vella o asomarse al espectacular mirador de la Plaça Sanaqueta, no te vayas sin intentar hacer una pieza de barro, ya que Miravet tiene tradición de alfarería y puedes encontrar diferentes artesanos en el Raval dels Canterers .Otra actividad muy recomendable, siempre que el buen tiempo acompañe, es un descenso en canoa por el río Ebro o el Pas de la Barca, el paso de la barca en coche para cruzar a la otra parte de río, una experiencia que merece la pena por la inversión en economía local y para que no se pierda este tradicional medio de transporte del municipio.

Por los alrededores se extienden campos de cultivo llenos de cerezos, Una tradición que por la que el segundo fin de semana de junio se celebra la Festa de la Cirera i dels Canterers, donde se degustan variedades de cereza, showcocking, catas de licores de cereza, se hace una paellada popular, baile y hasta un concurso de lanzamiento de hueso de cereza. ¡Si vas en esas fechas no te la puedes perder!

4. Corbera d’Ebre

pueblos bonitos tarragona

Corbera d’Ebre es una tranquila población agrícola y ganadera de la comarca de la Terra Alta con una importante memoria histórica, ya que ha sufrido el embiste de la guerra varias veces a lo largo de las décadas. La primera vez en 1463 durante la guerra contra el arzobispo de Tarragona. A esta le siguieron la Guerra dels Segadors (1614) y la Guerra de Sucesión (1707), pero el peor desastre se lo llevó en la Guerra Civil (1936-39). Durante la Batalla del Ebro el Poble Vell fue destruido a causa del bombardeo de morteros, la aviación italiana y la Legión Cóndor. Esto hizo que los habitantes supervivientes se trasladaran a la parte baja del pueblo donde se tuvo que reconstruir desde cero.

La visita al Poble vell es obligatoria. No solo porque con el dinero de la entrada ayudas en la conservación de este espacio histórico, sino para que no quede en el olvido. Este conjunto de casas en ruinas son una fuente primaria de todo lo que fue Corbera d’Ebre hasta 1938. Además durante visita se puede encontrar l’Abecedari de la Llibertat, el Monumento a los Bridagistas Internacionales o entrar a la imponente Iglesia de Sant Pere. En el Centro de Interpretación podrás conocer cómo vivieron combatientes y civiles durante la Guerra Civil en esta zona.

El Parlament de Catalunya declaró al pueblo de Corbera d’Ebre, «Lugar de interés hisórico» y a causa del desastre, hoy se ha convertido en un símbolo por la paz, además de ser sin duda uno de los sitios más bonitos de Tarragona.

5. Poblenou del Delta

pueblos bonitos tarragona

Esta población del Delta del Ebro perteneciente a Amposta es un pequeño pueblo de casitas blancas y calles estrechas repletas de maceteros floridos que conforman una postal de cuento.El Poble Nou del Delta  due creado por el Instituto Nacional de Colonización para dar hogar a los agricultores de los arrozales de la zona y casi un centenar de familias de colonos. Inicialmente llamado Villafranco del Delta, mantuvo ese nombre hasta 2003, cuando la Generalitat de Catalunya, aplicando la Ley de Memoria Histórica, cambió el nombre franquista original por el de Poble Nou del Delta.

Es el lugar perfecto para conocer el entorno natural del Parque Natural del Delta del Ebro, ya que está situada en el corazón del delta, rodeada de campos de arroz y en un entorno privilegiado entre la Laguna de l’Encanyissada y la Laguna de la Tancada.La gastronomía del Delta del Ebro es tan rica como variada. La riqueza culinaria de la zona está repleta de productos frescos y de proximidad. Los arroces, el pescado y el marisco centran toda la atención. De entre todos destaca  el arrossejat o rossejat, un sencillo plato típico del territorio que los pescadores preparaban en sus barcas para aprovechar el pescado que no se vendía.

Tienes ocasión de comprobar si decimos la verdad en su mercadillo del domingo, donde podrás comprar productos de primera calidad de los agricultores del delta y además colaborar con la economía local.Otro gran plan es comerse un platazo de marisco de primera calidad en el Xiringuito de la Costa, situado en la Punta de la Banya, en el interior de la Bahía dels Alfacs, totalmente integrado en el ecosistema natural del delta de manera ecológica y sostenible.

5. Aiguamúrcia

pueblos bonitos tarragona

Este pequeño pueblo de unos 800 habitantes se encuentra en la comarca tarraconense del Alt Camp, en una zona montañosa en uno de los márgenes del río Gaià, rodeado por bellísimos campos de viñas.

 

Sería un pueblo desconocido si no fuera porque allí se encuentra el Monasterio de Santes Creus, una de las obras más importantes del arte medieval catalán. Fundado en el siglo XII, este monasterio es uno de los tres que forman parte de la Ruta del Císter, junto con el de Poblet y el de Vallbona de les Monges, con un imponente claustro gótico y las tumbas reales de los reyes Pedro el Grande y Jaime II el Justo y su esposa Blanca de Anjou. 

 

El cenobio debe su nombre a las numerosas cruces luminosas que antiguamente llenaban de claridad los prados durante la oscuridad de la noche. En la actualidad, es el único monasterio de la Ruta de los Reales Monasterios de Catalunya en el que no se hace vida monacal, lo que permite al visitante descubrir a placer cada uno de sus rincones y conocer las diversas historias y leyendas del lugar.

Por otro lado, en este pueblo también puedes encontrar una cuidada oferta de turismo rural y gastronómico, así como los atractivos propios del turismo enológico, con cooperativas y bodegas de la Denominación de Origen Penedès.

7. La Vilella Baixa

pueblos bonitos tarragona

Al abrigo de la sierra de Montsant, junto al río Montsant y el riachuelo de Escaladei, encontramos La Vilella Baixa,En su libro ‘Viatge al Priorat’, Josep Maria Espinàs describió La Vilella Baixa como la Nueva York del Priorat, por los edificios de seis o siete plantas que hay en uno de los lados del pueblo.

Está encantador pueblo está llena de rincones idílicos y de otros muy sorprendentes, como las altas cosas construidas sobre el barranco de Escalade, el puente de piedra sobre el río Montsant o la iglesia de San Juan Bautista y su plaza.

Si te gusta la naturaleza, es un lugar ideal para los amantes de las rutas de senderismo y excursiones en Cataluña, ya sea a pie o en bicicleta, puesto que cuenta con diversos senderos a recorrer para disfrutar de su impresionante patrimonio natural. Si te apasionan estos planes al aire libre deberías leer nuestro post sobre las mejores rutas en bici por Barcelona.

Tienes que visitar el núcleo antiguo, con calles estrechas y empinadas y puntos de gran interés como la ‘calle que no pasa’, el puente románico sobre el río Montsant y las casas sobre el barranco de Escaladei. También es una buena opción contratar una visita guiada a las bodegas y molinos que hay en el pueblo y probar sus excelentes vinos y aceites. Tampoco te puedes marchar allí sin probar las tradicionales cocas azucaradas con “saliandra” y “matafulga”.

Otras rutas que también te pueden interesar...

Etiquetas: